PADRES TÓXICOS O AUSENTES, CAUSAN EL MISMO IMPACTO

¿Qué le sucede al niño que nunca establece un vínculo seguro con sus padres o cuidadores, sino que crece tratando de extraer el afecto de un padre emocionalmente no disponible, errático o inconsistente? ¿Qué sucede si tanto el padre no saludable como el padre no disponible dejan al niño sintiéndose no deseado, criticándolo y castigándolo en lugar de alabarlo y prepararlo para las próximas etapas de la vida?

Los padres tóxicos y los padres ausentes son lo mismo. Ninguno de los dos equipa al niño con las herramientas necesarias para abordar la edad adulta. Esta conversación no se trata de señalar con el dedo a nuestros padres, quienes probablemente puedan señalar con el dedo a los suyos, sino de identificar en qué parte de nuestra infancia se formaron nuestros desafíos adultos para que podamos determinar dónde dentro de nosotros mismos no repetir patrones inadecuados.

Sucede que reparar las cosas que nuestros padres rompieron en nosotros es el trabajo que la mayoría de los adultos no nos comprometemos a hacer, y sin saberlo continuamos el ciclo. Los niños heredan el trabajo que sus padres no hacen. Esas necesidades no satisfechas permanecen así, perpetuándose en el tiempo.

Por lo que mi invitación es a identificar que patrones heredados no queremos repetir, adquirir el compromiso de hacernos presentes en la educación de nuestros hijos con la claridad de saber que tenemos una responsabilidad demasiado grande en la calidad de su vida adulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s