UNA HERRAMIENTA PODEROSA

Mucho se habla acerca de la felicidad, ¿cómo se es feliz, quien es feliz? los recientes estudios acerca del tema coinciden en un factor común denominador infalible: MENTALIDAD POSITIVA.

Nuestra mentalidad es el punto de apoyo de nuestra actitud y el pivot de nuestras emociones, por lo tanto si seguimos ciertas recomendaciones, empezaremos a generar pensamientos positivos que tienen fuerza para modificar nuestro comportamiento:

1. Hacer respiraciones profundas por unos minutos, cada día.

2. Hacer cosas amables por otras personas; desde saludar con una sonrisa hasta compartir (no lo que nos sobra, sino lo que puede ayudar a otro).

3. Mirar fotos de seres queridos, ojalá hablarles; en particular en estos días en que no podemos visitarnos físicamente, si podemos hacerlo virtualmente; cada vez que llamamos o nos conectamos con alguien, hacemos una acción de amor por otra persona, que se traduce en una sensación de bienestar.

4. Disfrutar experiencias (por el momento admirar la naturaleza, disfrutar tiempo en familia, una buena película o serie, un buen libro).

5. Hacer ejercicio en forma regular no solo es maravilloso para el cuerpo, sino también para la mente.

6. Hacer uso de nuestras habilidades como “fuerza distintiva”; definir en que somos muy buenos, lo que nos gusta hacer hagámoslo, con seguridad lograremos una sensación de bienestar generalizado cuando hacemos lo que nos gusta.

7. Aprendizaje permanente; cuando aprendemos creamos consciencia, aumentamos la sabiduría, hacemos volar la imaginación, surgen ideas creativas.

Arquímedes creía que con el punto de apoyo y la palanca adecuada podía mover el mundo; nuestra palanca es la creencia en nuestras propias habilidades, nuestro punto de apoyo es la creencia en nuestra capacidad de cambio.

Por lo tanto, cualquiera que sea nuestro objetivo, cambiar el punto de apoyo o nuestra mentalidad en un sentido positivo y expandir nuestra “palanca de posibilidades”, nos ayudara a tener éxito.