LA TRAMPA DEL TIEMPO

Leer es una de mis actividades favoritas, entre tantas lecturas encontré el libro “La trampa del tiempo” de Alen Mackenzie, Editorial AMACOM 1997. En este libro Mackenzie es bien claro y directo al decir que el problema ante la falta de tiempo es cada uno de nosotros; en un lenguaje sencillo este libro expone cómo registrar la manera en la que utilizamos el tiempo, cómo identificar las actividades que nos hacen perderlo y cómo cambiar nuestro comportamiento para ser más productivos y eficientes.

Sabemos que muchos necesitamos consejos para administrar el tiempo, porque la mayoría de las reglas publicadas sobre la administración del tiempo se contraponen a las leyes de la naturaleza humana. Debido a las características humanas innatas –como el ego, el deseo de agradar, el temor a ofender y el temor a tener que afrontar nuevos retos– las personas a menudo nos rendimos ante las presiones del tiempo, las distracciones y el no saber delegar.

Aquí algunas de las trampas del tiempo que en mi práctica profesional encuentro más frecuentemente:

 Planificación inapropiada, Pretender demasiado, Visitas inesperadas ( a veces la necesidad no superada desentirse importante, de ser útil inmediatamente o de ser indispensable para los demás, domina nuestro tiempo), Delegación ineficaz ( hay que superar la aversión a delegar, hay que aprender a delegar de manera efectiva), Desorganización personal – Mantén limpio tu escritorio, designa un lugar para tus papeles del día, crea archivos inteligentes para tus correos, Falta de autodisciplina (Siempre recuérdate que eres una persona organizada y ordenada, Postergación (reconoce que tu tienes el control y comprométete a cambiar. Deja de aplazar las cosas y hazlas ahora).  Dejar tareas inconclusas (utiliza la autodisciplina para retomar los trabajos interrumpidos. Cuando suspendas un trabajo, déjalo en buenas condiciones de modo que puedas reiniciarlo sin ningún obstáculo; Mala comunicación (aclara el objetivo de tu comunicación, se un buen oyente, utiliza las palabras correctas. Controles inadecuados y reportes de progreso (utiliza mejores sistemas de monitoreo y control).

Si a ti también te suceden, hay que aceptarlo y resolverlo