¿LÍDER DESBORDADOR O SACIADOR?

La mayoría de los líderes son desbordadores o saciadores. Los desbordadores vacían la confianza de la gente y atizan sus miedos. Le dan a  “sus subordinados” mensajes como: tienen un enorme problema en sus manos”, “si se equivocan, todos estamos en problemas”, y, “cuidado cometen un error”.

Los saciadores inyectan en sus empleados energía y confianza. Podrían decir: “esta es una situación retadora, llena de oportunidades”; “tengo toda la confianza de que ustedes tendrán éxito”; “éste es el apoyo que pueden esperar de mí”; y “¿cuáles creen que deban ser nuestros primeros pasos?”

Desbordadores y saciadores pueden lograr que la gente trabaje arduamente y que consiga resultados. Las personas lideradas por desbordadores realizan su trabajo lo mejor que pueden porque temen las consecuencias de un desliz, pero tienen resentimiento hacia sus líderes. El miedo puede hacer que la gente siga a prácticamente cualquiera a corto plazo. Pero a largo plazo, los seguidores de los líderes que inducen ansiedad acumulan tanta mala voluntad hacia sus jefes que su desempeño se ve afectado.

Las personas lideradas por saciadores también hacen su trabajo lo mejor que pueden, pero están motivados por el respeto y la lealtad hacia sus líderes. Aprecian la consideración que tiene el jefe hacia sus preocupaciones y reconocen que su líder les abre puertas.

Y esto no se refiere a “que mantengas la puerta de tu oficina abierta”, si no a que abras la puerta de la oportunidad a las personas que lideras; abrir la puerta de las oportunidades que atraen, jalan, apuntan en la dirección correcta, las que hacen crecer y desarrollarse.

Los líderes crean líderes

Los líderes que abren puertas crean un legado de más líderes que abren puertas en un círculo virtuoso donde abunda la gratitud.