PLIEGO DE PETICIONES

Hace algunos días tuve la oportunidad de tomar en mis manos una Revista que hacia varios meses no leía, estaba atrapada en la silla sin tener absolutamente nada que hacer mas que esperar; como siempre encontré un artículo que capto inmediatamente mi atención más por curiosidad que por otra cosa; mientras lo leía me iba entusiasmando y sentía que el artículo se refería directamente a MI. Naturalmente no era así, el autor del artículo y yo NO nos conocemos, pero nuestra lista de necesidades es IDÉNTICA ! y tenemos TODO en común a la hora de pedir ; por eso no pude evitar el deseo de compartirlo con ustedes en mi blog….me pareció tan real, tan personal pero a la vez tan colectivo.

El artículo se llama Pliego de Peticiones , por Ramiro Valencia , Abogado, Político y Diplomático Colombiano.

Señor, te escribo para saludarte y porque ahora si tengo que aprovisionarme. La “canasta básica” con la cual me mandaste al mundo se me ha ido agotando con el paso de los años.

Por ejemplo la paciencia se me acabó por completo, igual que la prudencia y la tolerancia. La imaginación también esta escaseando por estos rumbos.

También debes saber que hay cosas de esa canasta que ya no necesito, como la dependencia y esa facilidad para hacer berrinches que tantos corajes y problemas me ha ocasionado. Así que quisiera pedirte nuevos productos. Para empezar me gustaría que rellenaras los frascos de paciencia y tolerancia (pero hasta el tope) y mándame por favor el curso intensivo de “como ser más prudente” volúmenes 1,2 y 3 . Envíame también varias bolsas grandes, pero “bolsas grandes” de madurez que tanta falta me hace.

Envíame también, te lo ruego, dos piedras grandes y pesadas , para atarlas a mis pies y mantenerlos siempre sobre la tierra. Si tienes por allí guardada una brújula para orientarme y tomar siempre el camino recto, te lo agradecería mucho, Señor.

Regálame imaginación otra vez, pero no demasiada porque debo confesarte que en algunas ocasiones tomé demasiadas cantidades y me perdí. Nuevas ilusiones si necesito y una doble ración de fe y esperanza me caería muy bien.
Concédeme como gran regalo una paleta de colores para pintar mi vida cuando la vea gris y oscura, y lo que me sería muy útil un cesto de basura para tirar todo lo que me hace daño. No te olvides de incluir en el envío un botecito de Mertiolate ( pero del tuyo) y una cajita de curitas para sanar mi corazón, porque últimamente me he tropezado y tengo algunos raspones.

¿Tiene por ahí una USB? Mándamela, porfa, porque tengo el cerebro atiborrado de información innecesaria y necesito capacidad para almacenar la buena. Agrégale al pedido muchas zanahorias para tener buena visión y no dejar pasar las oportunidades por no verlas.

¿Sabes qué? Un reloj grande, muy grande, sería bueno para que cada vez que lo vea me acuerde que todo es efímero y que el tiempo corre y no debo desperdiciarlo.

Podrías mandarme muchísima fuerza y seguridad en mi mismo, se que voy a necesitarlas para soportar los tiempos difíciles y para levantarme cuando caiga. Señor, necesito una pluma y mucha tinta para escribir todos mis logros y agradecer tu ayuda. Pero mas que todo, dame suficiente vida para cumplir lo que tengo en mente y para que el día que me llames a ti, tenga algo que llevarte y veas que no desperdicie tiempo aquí en la tierra.

Si todo lo que te pido Señor te es imposible mandármelo por tanta solicitud en turno, me basta con que me des un corazón bondadoso.

¿Ustedes necesitan todo esto? YO SI.

Desde el cariño,

Marilena